En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno.

En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno.
En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno. (Konrad Adenauer)

sábado, 21 de mayo de 2011

ALGUNOS VENDEDORES EN POLÍTICA


Vaya por delante que considero al gremio de comerciantes como uno de los pilares de la creación de empleo en nuestras ciudades y que es uno de los sectores más perjudicados por la crisis económica que sufrimos los españoles. Vaya, por tanto, para ellos mi respeto y consideración.

Pero hoy quiero referirme a un tipo de advenedizos en política que, procedentes de ese sector, se afilian a un partido político (dándoles igual la ideología o las motivaciones por las que accede a un partido) creyendo que esto es lo mismo que vender zapatos, móviles o cualquier otro producto. Por eso, al igual que cambian de sector de ventas, cambian de partido sin rubor ni ética. Hoy fundo un partido, mañana me voy al PP, o recalo en el PSOE….da igual. Ellos necesitan vender (o venderse) y utilizan las mismas herramientas. Adulan a los que mandan, se aprenden como papagayos cuatro ideas del ideario del partido (igual que se leen un prospecto de medicina o un manual de instrucciones), practican el “simpatismo” con 3 ó 4 términos como “campeón”, “de categoría”, “de lujo”…
Suelen provenir de algún fracaso e intentan que la política les salve la vida. Suelen tener escasa formación que suplen con el copipega y sustituyen las escasez de ideas u oratoria con la veneración incondicional a los máximos dirigentes ante los que exhiben su inquebrantable seguidismo de manera rastrera y vergonzante. Conocedores de términos como compraventa o comisionista, son el génesis de la mayoría de casos de corrupción y pillaje político.
Por suerte, en UPyD no conozco este tipo de individuos, por la sencilla razón de que no tienen ningún futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada