jueves, 18 de agosto de 2011

LA FORMA DE ELEGIR A LOS CANDIDATOS

Ocurre algunas veces que anónimos ciudadanos nos escriben a los responsables de partidos políticos con sus peticiones, propuestas, etc. Hoy quiero hacerme eco del escrito que me remitió hace un par de días un ciudadano de la provincia de Cádiz y la respuesta que le di.

Estimado Sr. Pérez Fabra, Coordinador de UPyD en Cádiz:

Me llamo E.M. Tengo 34 años, soy maestro, de Ubrique (Cádiz), y me he tomado la licencia de escribirle este mail (a sabiendas de que quizá ni lo pueda leer y, por supuesto, a sabiendas de que no obtendré respuesta) para,en primer lugar, darle la enhorabuena por los resultados obtenidos por el partido que usted representa en nuestra provincia en las últimas Municipales.
En segundo lugar, a raíz del anuncio del adelanto de Elecciones Generales por parte del Sr. Rodríguez Zapatero, y presumiendo que otra vez coincidirán las Andaluzas con las Generales, me gustaría contarle algo relacionado con el Parlamento Andaluz y con sus Parlamentarios y Parlamentarias.
Siempre me ha gustado lo relacionado con la política, lo relacionado con la labor que “debe” realizar cualquier persona que se dedique a la política, independientemente de las siglas, colores o ideales que defienda. A pesar de este interés, nunca he podido dedicarme a ello, primero por sacar la carrera y trabajar (mi padre en paro), luego las oposiciones, y luego el propio trabajo y la familia. Y fue en mi primer año trabajando de maestro, en un centro de adultos de Los Palacios donde se me destinó, cuando realmente dí verdadera importancia a todo lo que he mencionado con anterioridad. Le explico: Fuimos a una excursión al Parlamento, y cuando el guía que nos acompañaba nos llevó a esa enorme sala, y empezó a explicarnos dónde se sentaba el Presidente, dónde se sentaban cada uno de los Parlamentarios, lo que se realizaba y se decidía dentro de aquellas paredes, todo cobró relevancia, y realmente, en esos momentos, quise formar parte del Parlamento Andaluz, y de luchar por mi tierra. Es más, cuando nos cruzamos con alguno de ellos y nos saludaron, agradecí sinceramente la labor y el esfuerzo que cada uno ponía, desde su partido y sus propias convicciones, para que Andalucía progresara.
Pero, (y realmente éste es el motivo de esta carta), hubo algo que hizo que, desde ese momento (eso fue en el 2005) tuviera una espinita clavada con respecto a la forma de acceder al Parlamento. Casi al finalizar la visita, el guía se interesó por mi acento, que, evidentemente, no es sevillano, y le resultaba familiar. Al responderle que era de Ubrique, sonrió y me dijo: Igual que Jesulín y que nuestra Parlamentaria Mª Cózar”. Lo de Jesulín lo tengo asumido, pero lo de que un guía conociera a mi paisana me dejó intrigado y le pregunté al respecto. En ese momento, se me cayeron, como se dice vulgarmente, “los palos del sombrajo”. Me lleva un poco aparte y me pregunta en voz queda si a esta mujer le escriben lo que debe decir cuando interviene en el Parlamento y que muchas personas no entienden cómo personas como ella están donde están, y que él está seguro de que si no fuese por la paridad o por llevar tiempo en su partido o favores que hay que pagar, esta señora no hubiera accedido nunca al Parlamento. Realmente no supe qué contestar, porque aunque en ese momento no conocía demasiado a dicha persona, y me dolió que alguien pensara así de una paisana mía que había logrado llegar a desempeñar una labor tan importante, aunque bien es verdad que sí había oído comentarios parecidos en mi localidad. Lo que me sorprendió fue que un guía se permitiera el lujo de asegurar semejante cosa. El problema es que, tiempo después, he podido conocer a varios Parlamentarios y Parlamentarias andaluces, y he de decir que estoy muy decepcionado, porque el comentario de ese guía, desgraciadamente, no estaba lejos de ser verdad en algunos de los casos que conozco (no todos, evidentemente).
Por esa razón, me gustaría pedirle algo, que seguro que estará en su mano: Yo nunca podré ser Parlamentario, porque nunca he pertenecido a ningún partido, no tengo peso específico en política, aún cuando me han ofrecido ir en alguna lista para las Municipales y he declinado los ofrecimientos porque actualmente la política local sustenta, sin quererlo, demasiados intereses y personas que sólo buscan un cargo para ganar dinero, partidos que “recolocan”a pésimos mandatarios/ediles…, con nefasta gestión (como un alcalde de mi pueblo que perdió las elecciones y se lo recompensaron con una Delegación, por ejemplo).
Como decía, me encantaría ser Parlamentario, pero como eso lo veo prácticamente imposible, y, al avistarse un cambio en el devenir político de nuestra Comunidad, le rogaría que, en la medida de lo posible, trabajase para que los candidatos/as al Parlamento de Andalucía de su Partido sean personas honestas, honradas, con ganas increíbles de servir a los Andaluces, sin tener que recurrir a “devolución de favores”, antigüedad en las siglas o “ascensos no merecidos”. Creo firmemente que un político debe tener una mínima formación y un bagaje laboral de cierto peso, para no tener que depender de la política para cobrar un sueldo. En ese caso, por experiencias vivida demasiado cercanas, las personas que no tienen nada se venden, se compran y acaban actuando por intereses personales, y no para servir a su pueblo o a su Comunidad. En verdad creo que se trata de una minoría, pero no podemos, en la coyuntura actual, permitirnos que en nuestro Parlamento haya siguiera una persona que no asuma sobre sus hombros la responsabilidad del cargo que ostenta, que no le de la relevancia que merece, y que esté ocupando un lugar que sin duda alguna otra persona ocuparía con entusiasmo y absoluta dedicación. Y repito que considero que ese tipo de Parlamentarios, responsables y con vocación, son, imagino, la mayoría, pero pasa igual que en las demás profesiones: Si una minoría no cumple se generaliza al resto de la profesión.
Por eso le pido que, desde sus posibilidades, intente que en el partido al que representa, la capacitación, aptitud y actitud de sus candidatos y
candidatas sean acordes al puesto que desempeñen.
Y ya no le robaré más tiempo, y, aunque no obtendré seguramente respuesta a esta carta, espero haber aportado un granito de arena para intentar mejorar la apreciación que los ciudadanos de a pie (entre los que me incluyo) tienen de los políticos, y espero, asimismo, que en las próximas Elecciones en nuestra Comunidad, los Parlamentarios y Parlamentarias que resulten elegidos hagan honor al cargo que a partir de ese momento ostenten, y piensen que hay muchos ciudadanos que realmente querrían estar en su lugar para intentar hacerlo lo mejor posible (aspecto éste que, sin duda, cumple un porcentaje muy alto de nuestro Parlamento).
Sin más, me despido, agradeciendo su atención y deseándole suerte en los
próximos comicios.

Un afectuoso saludo





Esta fue mi respuesta:

Estimado amigo.

He leído con detenimiento su escrito y me permito indicarle que suscribo plenamente todo lo que comenta en él. Esos motivos son los que me impulsaron a entrar en el año 2008 en UPyD, en el que sigo con la ilusión de conseguir las metas para nuestra denostada política que me indica. En el mes de septiembre nuestro partido elegirá en primarias a nuestros candidatos y no tenga duda que los afiliados de UPyD elegiremos ese tipo de candidatos por la sencilla razón que las personas que militamos en UPyD somos de esa manera y actuamos desinteresadamente en aras de una regeneración democrática a la que le invito a participar con su apoyo, su voz y su paso al frente, si así lo desea, integrándose en nuestro proyecto político.

Finalmente, me permito pedirle su autorización para poner su carta en mi blog porque sintetiza lo que buscamos los hombres y mujeres de UPyD.

Un cordial saludo


1 comentario:

  1. Respecto a la biblioteca hace tiempo que he creido que una ciudad del caché cultural de cadiz admirada por escritores de la talla de Vargas llosa ,actores de intachable trayectoria profesional y periodistas de gran prestigio no tenga una biblioteca que vaya acorde con su merecida distincion que no es mérito de los dos partidos si no de esta ciudad antigua cuna del liberalismo y de la constituciona parece que cadiz existe solo con el pp y psoe si tanto presumen de esa condicion que tengan la decencia de crear un biblioteca como Dios manda y no vendan su prestigio cultural con fines partidistas .La cultura y la historia es de todos y no de las ideologias un saludo

    ResponderEliminar